Recetas para dormir

¿Que es el insomnio?

El insomnio es una incapacidad crónica de dormir, que suele aparecer como síntoma de enfermedad o estados alterados de ánimo. Puede suponer dificultad para conciliar el sueño, despertarse frecuentemente durante la noches de forma repetida o incapacidad de permanecer dormido durante períodos prolongados.

El insomnio tiene consecuencias físicas y psicológicas, tales como fatiga diurna, falta de concentración, riesgo de padecer depresión, más propensión a los accidentes, menos defensas ante enfermedades, irritabilidad y pérdida de memoria temporal. En este artículo vamos a explicar un poco los tipos de insmonio existentes, sus causas, así como una serie de tips para dormir que te vendrán de maravilla si sufres este trastorno. Allá vamos! 

Tipos de insomnio

Hay varios tipos de insomnio:

  • Insomnio de ajuste: es un insomnio agudo que dura menos de tres meses y está asociado al estrés, desaparece cuando la causa de la preocupación remite o el sujeto se acostumbra al nuevo estado.
  • Insomnio psicofisiológico: es un insomnio intermitente, asociado a angustias y preocupaciones en la cama que no dejan dormir.
  • Insomnio paradójico: insomnio que dura más de un mes pero que no afecta a la actvitad diurna, caracterizado por pensamientos intrusivos que hacen despertar a la persona.
  • Insomnio idiopático: trastorno que nace en la infancia sin causa aparente.
  • Insomnio secundario: cuando aparece ligado a una enfermedad mental.
  • Insomnio por falta de higiene del sueño: dura más de un mes y está ligado a malos hábitos del individuo, remite cuando se forman nuevas pautas de conducta.
  • Insomnio tóxico: ligado al consumo de una sustancia concreta.

Causas y soluciones del insomnio

Las causas del insomnio son variadas. En un primer grupo están los factores físicos, como la ingesta de estimulantes (cafeína, alcohol, etc.), toma de drogas, medicamentos o dolor. En un segundo grupo aparecen causas psicológicas, como la ansiedad, las preocupaciones o el estrés, que no dejan descansar el cerebro. Por último se pueden agrupar los trastornos específicos del sueño y enfermedades mentales.

Dependiendo del tipo y el origen del insomnio, se aconseja unas u otras recetas para dormir. En todo caso, es recomendable visitar a un especialista cuando el insomnio dura más de cinco semanas. Hay fármacos específicos para dormir, como los sedantes en sus diversas formas, que se pueden complementar con terapia psicológica y un conjunto de hábitos, como los que mencionamos a continuación.

Recetas para dormir

  • No tomar estimulantes (café, chocolate, té).
  • No tomar alcohol (aunque puede ser un inductor del sueño, provoca seguidamente insomnio).
  • Evitar una actividad intensa o una cena demasiado abundante antes de acostarse. Pero una actividad física moderada durante el día facilita el sueño.
  • Procurar dormir en el mismo lugar, con poca luz y ruido.
  • No suplir la falta de sueño nocturno con siestas.
  • Practicar técnicas de relajación.
  • Antes de ir a dormir hacer una actividad que no requiera demasiado esfuerzo físico o mental. Es bueno hacer una misma rutina antes de acostarse.
  • Acostarse, sólo cuando se tenga sueño.
  • Utilizar el mismo lugar para dormir.
  • Si no se duerme (en 30-45 minutos), levantarse y hacer una actividad relajante y monótona hasta que venga el sueño de nuevo.
  • Si hay una deficiencia de magnesio será necesaria una ingesta suplementaria de magnesio.

Alimentos que ayudan a dormir mejor:

  1. Pescado (Vitamina B6)
  2. Miel cruda (Antes de acostarse)
  3. Proteína en polvo
  4. Almendras
  5. Avena
  6. Cerezas
  7. Chocolate negro
  8. Leche caliente

Aunque estas sean algunas de las mejores recetas para dormir que hemos encontrado para vosotros, cada uno se conoce mejor que nadie y debe elegir que es lo mejor en este caso para uno mismo.